3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

La mariposa y la vida

Libro Almanaque 2001

Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a su casa para ver cuándo saldría a la vida en forma de mariposa. Después de varios días vio que había un pequeño agujero, y entonces se sentó a observar. Vio cómo la mariposa forcejeaba por horas desde adentro para abrirlo. Ella luchaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en que parecía haberse cansado y atascado en su intento por salir. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudarla, y con unas tijeras cortó el capullo para hacer más grande el agujero. Por fin, pudo salir.

Sin embargo, la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y las alas pequeñas y dobladas. El hombre siguió observando, pues esperaba que aquel cuerpo se deshincharía y las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para poder verla volar. Pero ninguna de estas dos cosas sucedió y la mariposa solamente podía arrastrarse. Nunca pudo volar.

Lo que el hombre en su bondad o por su apuro, en ese momento no entendió, fue que el esfuerzo que hacía la mariposa para salir por el diminuto agujero que tenía el capullo, era la forma en que la naturaleza forzaba los líquidos que había dentro de su cuerpo para llevarlos hacia sus alas. Así la mariposa tendría un cuerpo delgado y con alas grandes y fuertes, dispuestas a volar.

Después de ese duro esfuerzo por el que tenía que pasar la mariposa, podría volar y disfrutar de la libertad, pero esa libertad la tendría sólo si luchaba hasta vencer. Y el hombre al privar a la mariposa de la lucha, sin darse cuenta, también la estaba privando de su salud y libertad.

Entonces ese hombre comprendió que las luchas en la vida son necesarias. Si Dios nos permitiera progresar en la vida sin obstáculos, quizás nos convertiríamos en personas inútiles y no seríamos tan fuertes como podríamos haber sido. ¡Cuánta verdad hay en esto! Cuántas veces hemos querido seguir el camino fácil y hemos tomado esas tijeras para recortar el esfuerzo, pero no enfrentamos con valentía y responsabilidad las dificultades ni los problemas. La vida es superación, está llena de dificultades que se deben vencer con esfuerzo; así es como la naturaleza nos enseña a caminar por la vida y nos va dando experiencia. Y debemos recordar que nunca recibimos cargas que no podemos soportar y que a través de nuestro esfuerzo y de las caídas somos fortalecidos.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.