3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

Los Dirigibles

Libro Almanaque 1988

Llegar a volar como las aves fue siempre un deseo de los seres humanos. Pero costó mucho que el hombre llegara a elevarse aunque fuera en máquinas o aparatos.

En el año 1782 dos hermanos franceses de apellido Montgolfier descubrieron que si se llenaba una bolsa de papel con aire caliente, la bolsa flotaba en el aire. Esto los llevó a fabricar un aparato que era como una bolsa redonda de gran tamaño, hecha de una tela impermeable y que se colocaba con la boca hacia abajo. Debajo de la bolsa se encendía fuego, el cual calentaba el aire que tenía el globo. Como el aire caliente tiende a subir, esto hacía que el globo se elevara. En un aparato de esos, dos hombres volaron casi 10 kilómetros sobre la ciudad de París, acomodados en una especie de cesto o canasta que colgaba del globo.

Por ese tiempo se descubrió el gas hidrógeno, que es como siete veces más liviano que el aire. Entonces se usó el hidrógeno para elevar globos, con muy buen resultado. Comenzó así una época de vuelos y experimentos con globos.

Apenas habían pasado unos once años desde el primer invento, cuando ya se comenzaron a usar estos aparatos en las guerras. El ejército francés los usó para observar los movimientos del enemigo durante una guerra que Francia sostuvo contra otros países. Austria también los usó para llevar a cabo el primer bombardeo desde el aire. Y durante la guerra civil que hubo en los Estados Unidos, hace ya más de cien años, también se usaron globos para observar desde el aire los movimientos de tropas.

Sin embargo, los globos presentaban un problema: para dirigirse de un lugar a otro, dependían sólo de las corrientes de aire. Se hicieron intentos para dirigirlos por medio de aspas y ruedas con paletas, movidas a mano, pero no dieron ningún resultado. Por fin, un francés logró fabricar un motor de vapor de agua, de sólo 350 libras de peso y que desarrollaba tres caballos de fuerza. Entonces le puso ese motor a un globo de forma alargada que había construido y que había llenado de hidrógeno. El motor de vapor movía una hélice y así el aparato logró volar a la velocidad de unos 9 kilómetros por hora, sin depender solamente de las corrientes de aire. Después se probaron también motores de gas, motores eléctricos y por último motores de gasolina, que ya se habían inventado en esos años.

Entonces comenzó la construcción de globos llamados dirigibles. Un dirigible es un globo de forma alargada, que tiene motores con hélices que lo impulsan y timones que permiten dirigirlo en el aire. Algunos se pueden desinflar y doblar para llevarlos por tierra de un lugar a otro.

Los dirigibles suelen tener un armazón de donde va pegada la cabina para los pasajeros. En esa armazón van también los motores. Por dentro llevan, además del gas que les permite elevarse, una especie de globos pequeños que se inflan con aire. Estos globitos son los que le dan la forma alargada.

Los dirigibles se usaron para transportar pasajeros y carga y hubo un tiempo en que tuvieron gran importancia. Un ingeniero austríaco llamado David Schwarz fue quien fabricó los dos primeros dirigibles que se impulsaban por medio de motores de gasolina. El primero lo construyó en Rusia y el segundo lo fabricó en Alemania. Esto sucedió hace ya más de 90 años.

Después, un señor alemán llamado conde de Zeppelin, que había visto en los Estados Unidos lo útiles que resultaban estos aparatos en la guerra, construyó su primer dirigible, al que llamó Zeppelin. Durante los 20 años siguientes se fabricaron en Alemania cerca de 150 dirigibles. El más famoso de todos fue el que se bautizó con el nombre de "Graf Zeppelin", en honor de su inventor.

El "Graf Zeppelin" se fabricó especialmente para hacer viajes largos. Podía permanecer en el aire durante cinco días seguidos. Era casi del tamaño de un buque de pasajeros, pues medía 236 metros de largo, 33 metros y medio de alto y 30 metros y medio en su parte más ancha. Pesaba unas 55 toneladas, que es más o menos lo que puede pesar una lancha grande. Al "Graf Zeppelin" lo impulsaban cinco motores y cada uno podía desarrollar 530 caballos de fuerza. Estos motores funcionaban con un gas especial, que pesaba lo mismo que el aire, pero también podían trabajar con gasolina. La velocidad de este dirigible era de unos 110 kilómetros por hora y podía volar 12 mil kilómetros sin tener que volver a cargar combustible. En la parte delantera de la cabina estaban los timones y controles del aparato. Hacia atrás había un gran salón comedor con el piso cubierto de alfombras, las paredes tapizadas de seda y con cuatro grandes ventanas. Había también cinco camarotes lujosamente adornados, para que los pasajeros durmieran.

En el año 1929 el "Graf Zeppelin" le dio la vuelta al mundo. Salió de Alemania el 15 de agosto y llegó a Tokio, la capital de Japón, el 19 del mismo mes, luego de haber volado a través de Europa y de Asia. De Tokio salió el día 23, cruzando el Océano Pacífico hasta llegar a la ciudad de Los Ángeles, en los Estados Unidos, el día 26. Ese mismo día levantó vuelo para atravesar en 3 días el territorio de los Estados Unidos, de costa a costa. Luego, el primero se setiembre volvió a levantar vuelo y después de cruzar el Océano Atlántico llegó el día 4 a Alemania, de donde había salido.

El "Graf Zeppelin" había empleado 21 días, 7 horas y 34 minutos en darle la vuelta al mundo y ha sido el único dirigible que llevó a cabo esa hazaña. En el año 1931 el "Graf Zeppelin" voló hasta el Polo Norte y a Egipto. Después, durante 5 años estuvo transportando pasajeros entre Alemania y Brasil.

En vista de los buenos resultados de este dirigible, en el año 1933 se construyó otro más grande y más lujoso, que se llamó "Hindenburg". Este hizo 36 vuelos entre Europa y América, atravesando el Océano Atlántico. Pero el día 6 de mayo de 1937, cuando el "Hindenburg" llegaba a un aeropuerto de los Estados Unidos estalló en llamas quedando totalmente destruido en pocos minutos. La causa principal de accidente fue el gas hidrógeno que usaba el "Hindenburg", ya que este gas se enciende con mucha facilidad.

Este accidente, en el que murieron 36 personas, ocurrió a poca altura y en presencia de periodistas, fotógrafos, parientes, amigos y gran cantidad de público. La tragedia causó una impresión muy fuerte en la gente pues nunca se había producido un accidente tan grave en la historia de la aviación. Anteriormente sólo habían muerto 13 personas en toda la historia de la aviación comercial.

La tragedia del "Hindenburg" contribuyó a que a no se pensara en construir ni usar más dirigibles para el transporte. Hoy en día sólo se usan para hacer propaganda o deporte.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.