3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

Nunca Cae Sereno

Libro Almanaque 2008

"Juanito, pase pa'entro, niño inquieto. Ya es de noche y está cayendo sereno. Anda sin abrigo y se va a resfriar".

"Anoche cayó un aguacero de sereno. Esta mañana cuando fui a traer la vaca estaba el potrero todito mojao".

"Aquellos frijoles que arrancamos la semana pasada hay que recogerlos y taparlos pa'aporriarlos mañana. En ese bajo cae mucho sereno".

Frases como éstas son muy conocidas en el campo, sobre todo en época de verano. Muchos nos imaginamos que el sereno es como una pequeña llovizna o pelo de gato que cae por las noches. Pero también nos hacemos algunas preguntas que a veces nos cuesta responder.

¿De dónde cae el sereno estando el cielo tan claro y por qué casi no cae cuando está nublado?

¿Por qué el rocío o sereno traspasa los techos de las casas y la lluvia no los traspasa?

¿Cómo es que traspasa las láminas de zinc siendo tan fuertes y no traspasa los techos de teja de barro que son más débiles?

¿Será verdad que el sereno viene de abajo para arriba porque el suelo suda?

En realidad el sereno no cae como una llovizna ni traspasa los techos, tampoco es sudor del suelo. El sereno se forma allí mismo por la humedad o agua que hay en el aire.

Cuando se hierve agua en la cafetera, vemos como sale una nubecita de vapor que pronto desaparece. Esa nubecita está formada por gotitas muy pequeñas de agua que quedan flotando en el aire. Lo mismo que sucede con la cafetera sucede en los ríos, en los mares y en toda el agua del mundo. El Sol con su calor, forma nubes de vapor que quedan flotando en el aire. Por eso el aire no es seco, es húmedo, contiene agua en forma de vapor.

Si un vaso se llena con hielo y agua, el frío del hielo enfría el vaso. Al poco rato, el vaso por fuera se verá cubierto de pequeñas gotitas de agua. Esas gotitas no vienen de adentro del vaso, vienen de la humedad del aire que lo rodea.

Las noches de verano, sin viento y con cielo despejado, por lo general son más frías. El frío de la noche enfría la tierra las hojas de las plantas, los pastos y los techos de las casas. Entonces la humedad del aire se les va pegando y así poco a poco se van formando esas pequeñas gotitas a las que llamamos sereno. El aire que hay dentro de las casas también es húmedo, por eso a veces notamos que las láminas del techo amanecen mojadas hasta por la parte de abajo.

Además, así como sentimos que los pisos de cemento son más fríos que los pisos de madera, los techos de metal se enfrían más rápido que los techos de teja de barro. Por eso notamos que se forma más sereno en los techos de metal.

En las noches frías, cuando nos abrigamos del sereno, en realidad lo que hacemos es taparnos de ese aire húmedo que nos rodea, para que no nos moje. A la vez conservamos ese calorcito que produce el cuerpo.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.