3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

Un Horno Para Hacer Pan

Libro Almanaque 1994

Hacer un horno de barro es complicado. Ya casi no quedan personas que los hagan. Pero hay una manera un poquito más fácil de hacer un horno. Se necesita:

1. Un estañón de metal o tonel de hierro, de 50 galones (189 litros).

2. 10 carretillos de barro de olla. Al barro de olla en algunos lugares lo llaman "barro o arcilla podrida".

3. 2 galones de miel de purga (7 litros y medio).

4. 100 libras de cal (46 kilos).

5. 25 reglitas de 50 centímetros de largo. (En lugar de las reglitas se puede usar una lata gruesa de 50 centímetros de ancho por un metro 20 de largo).

El procedimiento para hacerlo es así:

1. Los 10 carretillos de barro de olla, los dos galones de miel de purga y el quintal de cal se mezclan muy bien. Se hace con esta mezcla una pileta del largo del estañón. A las cabeceras se les hace la forma redonda igual al estañón. Se pueden hacer de unos 20 centímetros de grueso. La altura de la pileta se puede calcular de manera que el estañón vaya a quedar a unos 60 centímetros del suelo. En uno de los lados de la pileta se deja un boquete o huevo de unos 35 centímetros de ancho. Por ahí se echará la leña para calentar el horno.

2. Luego se coloca el estañón encima de la pileta y se cubre con barro. Se deja sin cubrir el centro del estañón. Se cubre también con barro la parte del fondo del estañón. La boca del estañón, o sea el lado abierto, no se cubre pues esa será la puerta del horno. El barro debe llegar a tener un grueso de unos diez centímetros. Pero el centro del tonel o estañón se deja sin cubrir.

3. Luego se ponen las reglitas de madera, apoyadas encima del barro, de modo que cubran el centro del estañón. En vez de las reglitas, se puede usar la lata. Si se usa la lata, entonces se le hace un huevo redondo al centro que mida unos 15 centímetros de lado a lado. Cuando se usan las reglitas, no es necesario hacerlo.

4. Una vez hecho eso, se cubre de barro todo el estañón hasta que quede como una gran caja. En el centro, ahí donde se hizo el hueco en la lata, se deja un campo en el barro para ensartar la chimenea, que debe ser un poco más ancha que el hueco de la lata. Si la formaleta se ha hecho con reglitas de madera, la chimenea se sostiene calzándola con barro y amarrándola a algún horcón cercano. Como el estañón tiene como unas costillas que lo dividen en tres, esas costillas lo mantienen un poco levantado por encima del barro. Por ese campo que queda, circula el humo y el calor que por último sale por la chimenea. De esa manera se calienta el estañón por todo su alrededor.

Una vez terminado el horno, se deja secar y fraguar. Es mejor darle unos diez o quince días. Pero una vez prendido el fuego, el pan estará listo en unos quince minutos. Con una brazada de leña hay para hornear unas tres tandas. Para meter el pan se puede usar una lata grande que se sostenga sola como a la mitad del estañón

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.