3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

Por qué está todo tan caro

Libro Almanaque 1981

La situación económica se ha hecho muy dura para la gran mayoría de la gente del mundo. Cada día el dinero alcanza para menos. En muchos países, lo que el año pasado valía 10 pesos, este año vale 12 pesos. En otros países aún es peor: lo que el año pasado valía 10 pesos, este año vale 15. En Brasil, lo que valía 10 pesos, ahora vale 18. Entonces, para poder vivir igual que el año pasado, la gente del Brasil debería trabajar casi el doble y eso no es posible.

Pero de dónde viene esa desgracia? Hay pocas personas que entienden la ciencia del dinero. Y no todas están de acuerdo; pero en lo que sí están de acuerdo es en que se debe a una inflación en el mundo entero.

Para explicar lo que es una inflación, les vamos a poner un ejemplo que realmente sucedió.

En cierta ocasión, después de una guerra, el gobierno de una nación mandó a hacer miles y miles de billetes para pagar a los soldados que quedaban sin trabajo. Pero resulta que el país no tenía alimentos, no había producción por causa de la guerra. Pero los soldados pudieron comprar alimentos porque tenían mucho dinero. Los huevos valían un peso, pero los comerciantes y productores pedían 5 pesos por huevo, porque sabían que los soldados tenían dinero y había muy pocos huevos. Así, los huevos y los demás alimentos subieron de precio. Los empleados de gobierno protestaron porque los sueldos no les alcanzaba. Entonces el gobierno mandó a hacer más dinero y les pagó mejores sueldos. Durante unos pocos días los empleados públicos vivieron mejor, pero nuevamente subieron los precios de los productos y la producción no había aumentado. Pero el gobierno no siguió haciendo dinero.

En enero un huevo valía un peso, pero en marzo ya el huevo valía 100 pesos. El que había guardado 10 pesos en enero para comprar 10 huevos en marzo, ya no podía comprar ni uno solo. Entonces la gente se puso desconfiada y no quería recibir dinero. La gente prefería que le pagaran con sal, con arroz, o con un paquete de cigarrillos. Estas cosas las volvían a cambiar por otras que necesitaban. Pues los billetes y las monedas habían perdido su valor. Esto es lo que se llama una inflación.

En casi todos los países del mundo estamos sufriendo una inflación, aunque no tan grave como la que pusimos de ejemplo. Las personas que ganan un sueldo son las que más sufren. Pues primero suben los precios de los artículos y hasta un tiempo después se vuelven a ajustar los sueldos.

Los que entienden la ciencia del dinero, dicen que la inflación que estamos viviendo hoy día comenzó hace más o menos unos 7 años en los Estados Unidos. Este país tenía graves problemas económicos. Se debían a la guerra en Vietnam y a varias otras causas. La moneda de los Estados Unidos, o sea el dólar, es la moneda con que se comercia entre las naciones. El dólar comenzó a valer menos. Se podía comprar menos con un dólar que en años anteriores. Entonces los países que producen petróleo, decidieron cobrar más por cada barril para reponer esa pérdida. La mayoría de esos países están en zonas de desierto. Su mayor capital es el petróleo y ellos saben que se les va a terminar.

El alza en el precio del petróleo trajo un gran desorden. Pronto subieron los precios de la mayoría de los artículos en el mundo entero. Los productores de petróleo se dieron cuenta que poco habían ganado. Se pusieron de acuerdo entre ellos y volvieron a subir el precio.

Aquí en nuestras tierras, en el año 1970 un barril de petróleo nos costaba 2 dólares. Ahora nos cuesta más de 30 dólares. Antes, con 2 kilos de café podíamos comprar un barril de petróleo. Ahora necesitamos producir 10 kilos de café para comprar un barril. Quiere decir que tenemos que llegar a producir 5 veces más para poder comprar un barril. Y esto no es posible. El problema es grave, porque las fábricas necesitan el petróleo para poder funcionar. Lógico que al subir el precio del petróleo tienen que subir el precio de los productos. Apenas sucede eso, toda la gente y los empleados de las fábricas piden aumento de sueldo. Entonces las fábricas tienen que volver a subir los precios de los productos y la tragedia no tiene fin. Por fin llega un momento en que la gente ya no puede comprar los productos de las fábricas porque son demasiado caros. Entonces muchas empiezan a cerrar, quedando muchos empleados sin trabajo. La miseria aumenta. El gobierno tiene que ayudar, pero cada día recibe menos impuestos. hay menos fábricas y las personas tienen menos ganancia. Ante ese problema, el gobierno manda a hacer más billetes y monedas. Esta nueva emisión, en lugar de favorecer al pueblo, al cabo de unos meses le aumentará sus problemas y vendrá una falta de trabajo.

Se puede decir que la mala situación no se debe solamente al petróleo. Se debe también a la falta de conocimiento y de responsabilidad de la gente. En casi todos los países los pueblos se han acostumbrado a pedir y a pedir. El gobierno ofrece lo que no se puede dar. El pueblo se enoja y pide lo que no existe. A cada gremio, a cada grupo, sólo le importa resolver su propia situación, sin pensar en que con eso agrava la situación de los demás.

Sin embargo no hay que pensar que esto no tiene remedio. Ya en otros tiempos ha habido situaciones parecidas. hace más de 360 años se agotó la madera, o sea la leña que se usaba para la mayoría de los trabajos. En el término de 6 meses la madera llegó a costar ocho veces más que antes. Esa situación, esa crisis, obligó a buscar nuevas soluciones. Pronto se usó el carbón de piedra en lugar de la leña y resultó mucho más barato.

Hoy en día se piensa volver en gran parte al carbón. Según los científicos hay grandes reservas de carbón en la tierra y se cree que resultaría bastante más barato que el petróleo. A través de ls años se ha visto que los grandes problemas obligan a la humanidad a descubrir o inventar nuevas soluciones que son verdaderos adelantos.

Más difícil es vencer nuestra falta de responsabilidad. Tal vez para comenzar deberíamos probar estas pocas cosas.

1- Los gobiernos deben recortar sus gastos y hacer solamente lo que es indispensable para el bienestar del pueblo.
2- El ciudadano debe comprar con cuidado y sólo aquello que le hace falta y no lo que le gusta.
3- Comprar solamente productos de calidad.
4- Hacer todo lo que se pueda en la casa: muebles sencillos, costuras, frescos, almuerzos para llevar al trabajo y muchas cosas más.

En resumen: tratar de lograr mayor rendimiento en el propio trabajo, pero gastar el dinero con más inteligencia y cuidado.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.