3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

Las Pirámides De Egipto

Libro Almanaque 1986

ExplosionHace alrededor de 7 mil años se comenzaron a asentar a orillas del Nilo los primeros pueblos egipcios. Esa zona debe su vida al río. Cada año, durante tres meses, las aguas de las lluvias bajan de montañas lejanas inundando y fertilizando los valles, a lo largo de su cauce.

Poco a poco los pequeños pueblos a lo largo del Nilo, se unieron para formar reinos y hace unos 5 mil años, hubo un rey que unió todos los reinos que existían. Este rey se convirtió en el primer faraón de Egipto.

En ese tiempo los egipcios creían que la vida después de la muerte era muy parecida a la vida en la Tierra. Como el clima en esas tierras es muy seco, los cuerpos de los muertos se conservaban muy bien aún si estaban enterrados simplemente en la tierra. Tal vez esto hizo pensar en conservar los cuerpos de los faraones, usando un método especial llamado momificación. Para enterrar estas momias construyeron grandes tumbas de ladrillo, llamadas mastabas. Por dentro, las paredes de estas tumbas estaban adornadas con hermosos dibujos que representaban la vida del muerto. Además ponían ahí alimentos y los mejores muebles, ropas, joyas, armas y utensilios que había tenido la persona en vida.

Alrededor del año 2mil 780 antes de Cristo, los egipcios construyeron la primera tumba en forma de pirámide. Es la llamada Pirámide Escalonada. No se sabe muy bien qué significado tenía la forma de pirámide para los egipcios. pero se cree que la Pirámide Escalonada representa una gigantesca escalera por la que el rey subiría hacia el Sol. Los lados inclinados podían representar también, los rayos del sol hacia adonde subía el rey.

Estos pueblos tenían tanta fe en sus gobernantes que creían que el rey o faraón era casi un dios y por lo tanto superior a todas las demás personas. A su muerte se unía con el dios sol y navegaba por el firmamento en una embarcación. El rey rogaba a los dioses por el bienestar de su pueblo. De manera que una tumba magnífica para el faraón, era algo que traería muchas bendiciones para el pueblo.

Pero en la llanura de Giza es donde se encuentran las tres pirámides más famosas. Fueron construidas para que sirvieran de tumbas a tres generaciones de reyes: el abuelo, el padre y el hijo. Su construcción se llevó a cabo en un espacio de cien años que se extendió del año 2 mil 600 al año 2 mil 500 antes de Cristo.

La más grande y la más antigua es la Gran Pirámide, que es la tumba del rey Cheops. En la base mide más o menos 230 metros por cada lado. O sea que ocupa un espacio de un poco más de 50 mil metros cuadrados. Allí cabrían las catedrales de los cinco países de Centroamérica. La altura de la pirámide era de 146 metros y medio. Pero hoy día sólo mide 137 metros pues el viento y la arena la han carcomido. Además se dice que los árabes arrancaron parte de la hermosa piedra que la recubría, para construir sus casas en el desierto. E la construcción de la Gran Pirámide se usaron aproximadamente 2 millones 300 mil bloques. Cada bloque pesa más o menos 2 toneladas y media, o sea 2 mil 500 kilos. Según cuenta un antiguo historiador, se tardaron 10 años sólo en construir el camino para llevar los materiales desde la orilla del río, hasta el lugar en donde levantaron la pirámide. La propia construcción duró otros 20 años y en ella trabajaron cien mil obreros. Se dice que en Egipto vivían entonces un millón de personas. Quiere decir que de cada diez personas, una trabajaba en esa inmensa construcción.

ExplosionLa segunda pirámide de Giza fue construida por Chefrén, el hijo de Cheops. Es un poco más pequeña, ya que medía 143 metros y medio. Pero como está situada en un lugar mas elevado, se ve más alta que la pirámide de Cheops. Al lado hay un templo donde se hacían las ofrendas de alimentos que el faraón muerto iba a necesitar en su otra vida.

La tercera pirámide la mandó a construir Micerino, el hijo de Chefrén. Antiguamente medía 66 metros y medio, o sea algo menos de la mitad de las grandes.

Las pirámides son construcciones que siempre causarán admiración. Los planos tienen que haber sido muy exactos, pues el corte de los bloques es perfecto. Pero lo más admirable es que los constructores no tenían grúas, ni otras máquinas para levantar los inmensos bloques de piedra y colocarlos en su lugar. Lo único con que contaban eran cuerdas y palancas y una enorme cantidad de trabajadores.

Para subir los bloques de piedra y colocarlos en su lugar, construían primero unas rampas inclinadas de ladrillo cubiertas de barro. Sobre el barro ponían polines, o sea palos redondos, y sobre ellos los enormes bloques de piedra. Los hombres que jalaban los bloques usaban cuerdas hechas de una planta llamada papiro. Conforme se iba levantando el monumento, aumentaban la altura de las rampas.

Algunas de las piedras que se usaron las trajeron desde el otro lado del Nilo. Las piedras más irregulares las colocaban en el centro de la construcción y las más lisas las escogían para ir formando las caras. Cuando quedó terminada la Gran Pirámide, la piedra blanca que la cubría estaba bellamente pulida y de un acabado tan perfecto que era imposible ver las uniones de los bloques.

En aquellos tiempos, todos los habitantes de un pueblo cercano se dedicaba únicamente al cuido de las pirámides y todo lo que tuviera que ver con el culto al difunto rey.

Para que siempre hubiera alimento fresco y bebidas para las necesidades del difunto faraón, generalmente se sembraban hortalizas y frutas en un terreno cercano a la pirámide.

Para protegerlo de los espíritus malignos y de los ladrones, el cuerpo se colocaba en un ataúd. Casi siempre lo recubrían con un sarcófago de piedra, que era como otro ataúd pero mucho más grande. Cerca del sarcófago colocaban estatuas de piedra o de madera que representaban al muerto, para que así, en cierta forma, siempre estuviera presente, enc aso de que se dañara el cuerpo momificado.

Muchas de las tumbas de los faraones, han sido saqueadas por ladrones desde hace siglos. Otras fueron descubiertas por científicos y sus tesoros se pueden admirar en los museos de varios países. La tumba en la que descansaban los restos del faraón llamado Tutankamon, fue descubierta casi intacta en el año 1922. Tutankamon vivió unos mil años antes del nacimiento de Cristo. Entre los tesoros que se encontraron había una máscara de oro colocada sobre la cabeza del cuerpo momificado de Tutankamon. La máscara representa al joven faraón. Aunque la tumba no estaba en una pirámide, su contenido y arreglo, junto con las maravillas que encierran las pirámides, han permitido conocer mucho de las costumbres, la forma de vida, las creencias, los conocimientos y muchísimas cosas más sobre el pueblo del Antiguo Egipto. Hoy en día este gran pueblo ha cambiado mucho. Ya no se construyen monumentos colosales como las pirámides, pero se conserva el respeto hacia el gran río Nilo que fue como la cuna de ese pueblo, y hacia sus antiguos monumentos.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.

 Pirámides de Egipto