3,183
ARTÍCULOS
+1,100,000
DESCARGAS
50
LIBROS

Artículos destacados

¿De qué hizo Dios el mundo?

Libro Almanaque 1975

Un grano de azúcar, sobre la mesa, casi no se ve. Sin embargo, ese grano de azúcar está compuesto por muchos millones de átomos.

Si hubiera un lente que nos permitiera ver ese grano de azúcar tan grande como toda nuestra Tierra, veríamos cada átomo del tamaño de una caja de 4 metros por 4 metros. Veríamos también que en ese grano de azúcar siempre están juntas 45 cajas, o sea, 45 átomos como formando un inmenso edificio.

12 átomos de carbono, más
22 átomos de hidrógenos, más
11 átomos de oxígeno, son

45 átomos que componen una minucia de azúcar que se llama molécula.

Millones de edificios, o sea de moléculas, una pegada a la otra y todas juntas, forman ese granito de azúcar. Si se le quitara un átomo de los 45 que forman la molécula, ya no sería de azúcar sino de otra sustancia.

Hay más de 100 clases de átomos distintos. Todo lo que existe está formado por átomos. Así como con 28 letras podemos escribir todas las palabras, así con un poco más de 100 diferentes átomos, está formado todo lo que existe.

Si se deshace un grano de azúcar, lo que queda es polvo. Si se sigue deshaciendo un granito de ese polvo, en pedacitos más pequeños, lo que queda son moléculas, cada una formada por 45 átomos. Si se deshacen las moléculas, lo que queda son átomos. Ni con los microscopios más potentes se ha logrado nunca ver bien un átomo. Todavía el átomo es como materia. Pero cuando se logra desarmar un átomo, lo que aparece es algo que ya no es materia y está en constante movimiento. Son como fuerzas, o sea energía concentrada. El átomo tiene un centro formado por 2 clases de energía. Alrededor de ese centro, gira otra energía que los científicos llaman 'electrones'. Las tres se mantienen unidas por su propia fuerza.

Ya hace mucho tiempo, se logró usar la fuerza de los electrones. Se logró aprovechar para producir corriente eléctrica. La corriente eléctrica es como un chorro de electrones. Cuando se logró producir la corriente eléctrica, se sabía muy poco de los átomos.

Un día en el año de 1938, dos científicos estaban estudiando las fuerzas encerradas en el centro de los átomos. Con unos rayos especiales, lograron partir el centro de un átomo en dos.

Un aparato, que estaban usando en el experimento, indicó que en ese momento se había producido una fuerza eléctrica inmensa. Los dos pedazos de átomo se habían separado violentamente, con una enorme fuerza. Los científicos comprendieron que estaban frente a uno de los misterios más grandes de la creación de Dios. Este papel que usted está leyendo, está formado por millones de átomos. Son tantos, que si cada uno fuera como una letra de esta página, no alcanzarían 10 mil almanaques para colocarlos todos.

Usted puede romper esta página en miles de pedacitos de papel y no sucede nada especial. Usted puede quemar este papel y tampoco sucederá nada especial. Parte de los átomos quedarán en la ceniza y parte se irán en el aire. Pero si usted pudiera romper los millones de átomos que forman este papel, haría una explosión tremenda. Si lograra usted partir todos los átomos que están en esta hoja, saldría de ellos tal fuerza que la explosión podría destruir en un segundo toda la capital.

El misterio es grande. Tan grande como el del Universo que no tiene principio ni fin. Por qué existen esas fuerzas tan tremendas en todo lo que hay? Existen en todo, porque todo está compuesto por átomos. Existen en el agua, en el aire, en esa mesa, en su cuerpo, en fin, en todo.

Pero ahora viene otro misterio más grande que tampoco nadie puede comprender: Por qué se juntan esas fuerzas y van formando todo? Por qué se juntan los átomos para formar el agua? Por qué se juntan hasta formar un árbol? Por qué los átomos de una semilla de maíz van aumentando, juntándose con otros, hasta formar exactamente otra mata de maíz? Qué ley tienen los átomos que los lleva a eso? Será una ley misteriosa que ya está presente en las fuerzas que forman un átomo? Será como una ley de vida?

Un año después de que los científicos partieron el primer átomo, estalló la Segunda Guerra Mundial. A través de muchos experimentos, encontraron una clase de átomos que se dejan partir más fácilmente. Pues de las 104 clases de átomos que se conocen, unos se dejan partir más fácilmente que otros.

Por ejemplo, los átomos del metal llamado Uranio y los del metal llamado Plutonio, se parten fácilmente. Están como menos amarrados por sus fuerzas. Al partir uno de estos átomos en dos, se produce energía, como la que se marcó en el aparato eléctrico d los científicos. Esa misma energía que se suelta con la explosión, es capaz de romper otros átomos. Al romperse estos otros átomos, se produce otra explosión y de nuevo se romperán otros átomos. En mucho menos de un segundo se podría producir una explosión tremenda.

Desgraciadamente este invento sirvió para fabricar bombas mucho más terribles que todas las armas que se conocían. El 6 de agosto de 1944 una de estas bombas fue lanzada sobre una ciudad de Japón, y 3 días después fue lanzada otra sobre otra ciudad de ese mismo país. Lo que sucedió es indecible! De esto hace más de 30 años y se espera que nunca nadie vuelva a usar esa arma. Sin embargo hay tantas bombas atómicas almacenadas, en los diversos países, que si se lanzaran todas, desaparecería la Tierra en que vivimos.

Si desea descargar este artículo, haga click aquí.